Muere la activista Winnie Madikizela-Mandela

por | abril 4, 2018

Se ha muerto la política y activista Winnie Madikizela-Mandela, segunda mujer del ex-presidente sudafricano Nelson Mandela. La reconocida activista, una de las personalidades más importantes de la lucha contra el apartheid, tenía 81 años y se ha muerto de una infección en el riñón.

Considerada la madre de la ‘nueva’ Sudáfrica, Madikizela Mandela fue torturada y sufrió reclusión incluso sin ir a juicio. El periodo más largo que pasó en la prisión fue entre mayo de 1969 y el septiembre de 1970. Mandela cumplía cadena perpetua cuando, aplicando la Ley Terrorista, la policía la detuvo y la confinó en una prisión en Pretoria. Se separó de Nelson Mandela dos años después de su salida de prisión. En 1994, después de las primeras elecciones democráticas al país, Madikizela-Mandela fue nombrada diputada y vice-ministra de Arte y Cultura.

La importancia de los derechos humanos

Esta muerte coincide con el 50º aniversario de otro gran defensor de los derechos humanos: Martin Luther King. El 4 de abril de 1968, hoy hace cincuenta años justos, Martin Luther King fue asesinado en Memphis por un supremacista blanco, de nombre James Earl Ray. King, sacerdote bautista y activista por los derechos humanos, había encabezado durante años la lucha contra la segregación de los afroamericanos. El 1963 sacudió el mundo con su discurso ‘I have a dream‘ (‘Tengo un sueño’), pronunciado ante cien mil personas en el centro de Washington, a pocos metros de la Casa Blanca. Un año después, le fue otorgado el premio Nobel de la paz.

El asesinato de King desató los incidentes más graves que habían vivido los Estados Unidos en décadas, pero también sirvió para que el gobierno federal adoptara medidas para aligerar el racismo institucional y civil, como por ejemplo la ley de los derechos civiles. Cincuenta años después de su muerte, la situación de los afroamericanos ha mejorado mucho en algunos aspectos, pero continúa siendo difícil. Que un hombre negro haya sido elegido presidente de los Estados Unidos indica hasta qué punto ha cambiado la sociedad en algunas cosas. Aun así, la persistencia de la desigualdad económica o la enorme diferencia entre el número de presos afroamericanos y caucásicos demuestra que los cambios son muy complicados: cincuenta años después ha desaparecido el racismo institucional, pero no el racismo en sí.

Conseguir derechos civiles a través de la no violencia

Sea como fuere, más allá de los resultados conseguidos, Martin Luther King ha pasado a la historia como uno de los grandes líderes del movimiento por los derechos civiles, la no-violencia y la resistencia civil, tres conceptos basados en el ejemplo de Mahatma Gandhi y la lucha por la independencia de la India que King ayudó a popularizar y que después han usado con éxito activistas de todas partes: desde miembros de la Revolución de Terciopelo checa encabezados por Václav Havel hasta las campañas de Leymah Gbowee y las mujeres de Liberia, que consiguieron la paz a su país.

Cuando hace medio siglo del asesinato de Martin Luther King, movimientos y grupos de todo tipo de países e ideologías se reconocen en sus principios de desobediencia civil y no-violencia y miran de llevarlos a la práctica. Por eso hay hoy más interés que nunca a entender qué significan estos métodos de lucha y los conceptos que hay detrás.