La extraña situación del barco Proactiva Open Arms

por | abril 12, 2018

Los fiscales italianos han incautado un barco utilizado para operaciones de búsqueda y rescate de migrantes y operado por la ONG española Proactiva Open Arms. Se están llevando a cabo investigaciones sobre la presunta asociación delictiva de miembros de la tripulación con fines de inmigración ilegal.

Los fiscales de Catania han incautado un barco operado por la ONG española Proactiva Open Arms dedicado a operaciones de búsqueda y rescate de migrantes en el Mediterráneo central. El buque se encuentra actualmente atracado en Pozzallo después de haber desembarcado 218 migrantes el sábado, tras haberse negado a entregarlos a las autoridades libias tras dos días de negociaciones diplomáticas. Tres personas han sido puestas bajo investigación: el capitán, el coordinador a bordo y el jefe español de la ONG, por presunta asociación delictiva con fines de inmigración ilegal.

¿Qué ha sucedido?

Las investigaciones se centran en los acontecimientos previos a la llegada del barco a Pozzallo el sábado. Proactiva Open Arms afirma que sus acciones fueron dictadas exclusivamente por la necesidad, como parte de una operación para salvar vidas en el mar. Sin embargo, los fiscales dicen que había un plan específico para llevar a los migrantes a Italia en violación de la ley y los acuerdos internacionales, como lo demostró la última operación de rescate en la que participaron cuatro países (Italia, Malta, España y Libia).

Hace cuatro días, la ONG intervino en favor de 218 migrantes en una operación impugnada por los guardacostas libios por considerar que se había llevado a cabo en su zona de competencia. Los guardacostas pidieron hacerse cargo de los migrantes, pero la ONG se negó. El cuerpo de guardacostas italiano dice que la coordinación “recayó en el cuerpo de guardacostas libio” y que la ONG era consciente de ello, pero continuó resistiendo.

“A pesar de la proximidad de Malta”, el barco se dirigió entonces hacia Italia a la espera de las indicaciones de las autoridades españolas”, dijo el guardacostas. Sin embargo, los fiscales afirman que deliberadamente no envió ninguna petición a las autoridades españolas y continuó hacia el norte, violando las normas, para poder atracar en Italia.

Al entrar en las aguas territoriales italianas, el barco recibió permiso para atracar en Pozzallo, donde llegó el sábado. Permanecerá confiscado a la espera de la decisión del juez de instrucción. El director de Proactiva Open Arms, Oscar Camps, ha declarado en Twitter que “se nos acusa de asociación delictiva y de fomentar la inmigración ilegal por desobedecer a los libios al no entregarles mujeres y niños”.